Masajes Tántricos en Madrid con Escorts


Señorita de alto nivel en Madrid

Nina

¡HOLA! Me llamo Nina, y soy masajista erótica y escort. Soy una chica muy coquet…

Escort paraguaya en Madrid

Laura

  Hola cariño, mi nombre es Laura y soy una escort madrileña de cuerpo espe…

Señorita de compañía Méjicana en Madrid

Tamy

Hola, soy Tamy, llegada de Mexico lindo para conocer a los hombres de Madrid. So…

Escort de lujo tetona

Bea

Hola, me llamo Bea, soy una escort de lujo venezolana guapa y tetona. Compagino…

Escort de lujo rusa experta en francés natural en Madrid

Tania

Hola, soy Tania, una joven y bella escort rusa en Madrid dispuesta a complacerte…

Escort fetichista en Madrid

Nerea

  Hola cariño, soy Nerea, una escort española en Madrid. Me encanta recorre…

Escort puertoriqueña en Madrid

Melina

Hola cariño, me llamo Melina y soy la mejor escort de Puerto Rico en Madrid. Con…

Varias son las razones para contratar a una de nuestras chicas y que le realice un maravilloso masaje tántrico, ya que gracias a él,  quedará  muy contento y muy satisfecho con las habilidades de las sensuales mujeres de Enigma Escorts.

¿En qué consiste?

Los masajes tántricos consisten en una técnica donde el objetivo e interés está puesto en alcanzar el orgasmo de una manera espiritual. Nuestra escorst especializada en ello, se centrará en masajear tus centros sexuales energéticos, los conocidos chakras, estos serán estimulados para crear una especie de circuito energético dentro de tu cuerpo, que ascenderá y descenderá sin parar, provocando sensaciones agradables y con una energía sexual que te sorprenderá.

Para el masaje tántrico del pene es recomendable usar lubricación. Nuestra escort utilizará un aceite hidratante ideal que le dará suavidad a tus movimientos.

La clave de esta práctica es que, poco a poco, consigue orientar toda nuestra energía y nuestros pensamientos alrededor de una zona erógena.

Nuestras escorts  se centrarán en  estimularle y a excitarle, lentamente valiéndose de todas sus armas: la vista, desnudándole poco a poco y con mucha seducción, el tacto, dejando que acaricie todo su cuerpo y acariciándole también, el gusto, el sabor de los besos, el olfato, el olor de la piel y el oído, donde toda suerte de palabras eróticas entran en juego.

Para este masaje hay que usar las dos manos, los movimientos ascendentes como indica la imagen, y descendentes pero de una forma suave. Una de sus manos debe masajear sus testículos, escroto y perineo, mientras que la otra lo hará con el pene desde la base hasta el glande, siempre manteniendo el ritmo y usando las manos completas, tomando el pene y la zona de los testículos con toda la palma de la mano, con suavidad pero con firmeza al mismo tiempo.

 

Deje de darle vueltas y pruebe esta experiencia enérgica que le sorprenderá.